IMAGENES

9 de marzo de 2016

Ligamento Cruzado Anterior



Ligamento Cruzado Anterior 


Fuente: MedlinePlus.
El ligamento cruzado anterior (LCA) es uno de los cuatro ligamentos principales que proporcionan estabilidad y minimizan el estrés de la articulación de la rodilla. Oponiéndose a los movimientos de traslación anterior y rotación interna de la tibia. Además el ligamento anterior sirve de estabilizador del valgo.

La lesión LCA es una lesión muy común en el deporte, que conlleva un largo periodo de recuperación. Este tipo de lesión es la más usual en el Fútbol.Tanto las deficienciencias del LCA como las reconstrucciones tienden, a posteriori, a un mayor riesgo de lesiones asociadas: desgarro de menisco y aparición temprana de osteoartritis.



ANATOMÍA


El LCA se inserta en la parte anterior del área intercondílea de la tibia y se inserta en la porción posterior de la pared lateral de la fosa intercondílea del fémur.
Tiene un recorrido ascendente en sentido craneal, posterior y externo.
La longitud de LCA se encuentra entre los 22 y los 38 mm atendiendo entre otros factores a la talla del sujeto. Su anchura es de 7-12 mm.

Fuente: fisiovicalvaro.
BIOMECÁNICA

Un LCA poco resistente puede soportar, como mínimo, fuerzas máximas de 1070 .
En cambio uno intacto puede soportar tensiones de hasta 2050 N.
El LCA a nivel biomecánico, está subdividido en las bandas anteromedial (AM)  y posterolateral (PL) . Las fibras AM  se alargan durante la flexión, se tensionan al máximo 90º de flexión, permitiendo la estabilidad en esta zona del rango articular.
Por su parte, la banda PL se alarga y se tensiona al máximo en los 0º y en hiperextensión.

ETIOLOGÍA.

Las lesiones ligamentosas de la rodilla son mas frecuentes entre la segunda y la tercera década de la vida, con mayor predominio en el sexo masculino.
alrededor del 70% de las lesiones del LCA se producen en el deporte de competición como son el fútbol y el balonmano, en los movimientos explosivos, aterrizaje...
El 30% restante ocurre por situaciones extradeportivas en accidentes laborales, de tráfico ...

Los factores de riesgo de lesión del LCA los podemos clasificar como internos y externos.

  •  Los factores externos de riesgo incluyen el tipo de competición, calzado y superficie, y las condiciones ambientales.
  • Los factores internos, incluyen factores anatómicos, hormonales y neuromusculares.

SINTOMATOLOGÍA.

La sintomatología del LCA siguen un orden cronológico que gran número de autores defienden.
En 1er lugar, la gran mayoría de afectados, describen un crujido audible y aseguran haber sentido el fallo articular.
Al sonido seco de la rotura le sigue inmediatamente el dolor, generalmente intenso. Dicho dolor persiste, normalmente, en reposo, acentuándose en cualquier extremo del movimiento.
Los afectados que tratan de incorporarse a la actividad pensando que no ha sido más que un susto experimentan la impotencia funcional.
En las roturas agudas, se produce un último signo, y es con diferencia el principal, pues se produce en en casi el 100% de los casos, se trata del hemartros (Derrame o acumulación de sangre en una cavidad sinovial producido de forma espontánea o a causa de un traumatismo).


Fuente: lookfordiagnosis


TRATAMIENTO.



El objetivo de la fisioterapia pre y postcirugía deben buscar el mejor nivel funcional para el paciente evitando el riesgo de una nueva lesión. Esto se consigue eliminando la inestabilidad y restaurando la movilidad y la fuerza.
No existe un protocolo perfecto, sino que las pautas del tratamiento deben ajustarse a cada individuo en cada momento de su propia evolución.
El proceso fisioterápico de la lesión

del LCA se organiza en distintas fases.


  1. FASE INMEDIATA.

Los objetivos de esta fase son;
  • minimizar la inflamación 
  • evitar el dolor
  • aumentar el arco de movilidad 
  • mantener la fuerza muscular. 
Para controlar el dolor y la inflamación, se emplea crioterapia y AINEs.
Movilizaciones para prevenir pérdida de rango articular.
Ejercicios isométricos, cuyo riesgo de daño articular y meniscal son mínimos.

      2. FASE POSTQUIRÚRGICA.


Se puede dividir en varias etapas:

               2.1  FASE POSTQUIRÚRGICA 1.

Alcanza las primeras 2-4 semanas.
La recuperación del arco articular es el aspecto más importante de esta fase. Para ello se utiliza una combinación de ejercicios pasivos y activos de forma progresiva.
La propiocepción se trabaja con ejercicios sin carga; como por ejemplo pisar una pelota gomaespuma.

              2.2 FASE POSTQUIRÚRGICA 2.


Fase intermedia, entre las semanas 6 y 10.
Los isquiotibiales y el cuádriceps son los grupos musculares prioritarios en el fortalecimiento de esta fase ya que la estabilidad de la rodilla depende principalmente de ellos.
Para ello, los ejercicios mas recomendados y seguros en esta fase son los de cadena cinética cerrada (CCC), por ejemplo como son los ejercicios de sentadillas. Se continúa insistiendo en la propiocepción con entrenamientos sobre superficies inestables. (Ejercicios con colchonetas y bosu)
Otro de los objetivos es la recuperación del patrón normal de la marcha.

Fuente: Buenaforma.


                2.3 FASE POSTQUIRÚRGICA 3.


Se inicia aproximadamente entre el 2º y 3º meses de reconstrucción.
Se llevan a cabo ejercicios de flexibilidad y se combina el trabajo (CCC) con los ejercicios de cadena cinética abierta (CCA), como por ejemplo puede ser extensión de rodilla en banco o prensa.
En cuanto a la rehabilitación de la propiocepción, se introducen actividades de apoyo monopodal.

Fuente: Josegasparf.



      3. FASE DE ENTRENAMIENTO FUNCIONAL.



Se inicia transcurridas 16 semanas de la cirugía. Considerada la fase mas próxima al retorno a la actividad física y deportiva.
Se trabaja la estabilidad monopodal sobre superficies inestables.
También se llevan a cabo ejercicios pliométricos y actividades en las que se producen cambios de ritmo y dirección.


      4. RETORNO AL EJERCICIO FÍSICO.



Esta fase se da a las 6-12 meses de la intervención.

Habría que desarrollar nuevos programas de prevención basados en el control neuromuscular , sobretodo en el ámbito deportivo, con los que disminuir los valores cada vez mas altos de esta lesion.

Por último es necesario recordar que no existe un protocolo perfecto, si no que las pautas de tratamiento se deben ajustar a cada paciente, en cada momento de su propia evolución.

                                                                                                                    Fisioterapeuta
                                                                                                               Daniel Bastero, (Fisiocare.)

25 de mayo de 2015

Vértigo posicional paroxístico benigno.

VÉRTIGO POSICIONAL PAROXÍSTICO BENIGNO.




Es el motivo más frecuente en las consultas de otorrinolaringología y es el tipo de vértigo más habitual ante el que nos podemos encontrar, siendo más frecuente en mujeres que en hombres. Es muy importante diagnosticarlo y hacer un tratamiento adecuado.
fuente: saludymedicinas

El VPPB es un tipo de vértigo que aparece al realizar ciertos movimientos con la cabeza sobretodo de rotación y/o extensión . Va acompañado de nistagmus que son una serie de movimientos del ojo provocados al desencadenarse el vértigo, característicos de éste  tipo de afectación. Este tipo de vértigo se produce por una alteración del oído interno en concreto una degeneración de la mácula Utricular, donde se produce una migración de los otolitos que son cristales de carbonato cálcico, estos se depositan en la cúpula de la ampolla del canal semicircular posterior según la teoría de la cúpulolitiasis. Otra explicación podría ser que los otolitos quedan libremente flotando en el líquido endolinfatico según la teoría de la canalolitiasis, estos microcristales de carbonato cálcico se desplazarán con los movimientos de la cabeza provocando una descompensación y desencadenando en ciertos movimientos, el vértigo.

Fuente: tasc.net.au




Al ser diagnosticado este tipo de vértigo tras realizar las maniobras pertinentes y observar qué tipo de nistagmo presenta el paciente, se debe realizar el tratamiento para solucionar esta afectación, las dos maniobras de las que disponemos los fisioterapeutas son la maniobra de semont y las técnicas de Epley, cuyo objetivo son reposicionar los otolitos a su origen en la mácula Utricular.
Si estas maniobras son realizadas correctamente el porcentaje de curación es muy alto.




Felipe Berrocal Paez 
Fisioterapeuta deportivo.

20 de mayo de 2015

TENDINOPATÍA DEL SUPRAESPINOSO

TENDINOPATÍA DEL SUPRAESPINOSO.


Imagen de Hakuna Matata (centro de terapia)
La tendinitis es una inflación aguda del tendón normalmente provocada por una sobrecarga mecánica, cuando esta circunstancia perdura en el tiempo o se dan otras que dañan el tendón y no permiten que se regenere de forma eficaz se producen cambios degenerativos en la estructura del mismo, denominándose esta situación tendinosis. 
    La tendinopatÍa del supraespinoso es la más frecuente del hombro, el supraespinoso es uno de los músculos que forman el manguito rotador y es más susceptible de padecer estas alteraciones que los tendones de otros músculos por varios motivos:
    1.  Es un musculo con poco aporte sanguíneo.
    2.  Discurre entre dos huesos, el acromion y la cabeza del humero y cuando el espacio entre estos es insuficiente, ya sea por disminución del espacio o por inflamación del tendón, se va lesionando mas rápido de lo que puede regenerarse debido, además, por su pobre aporte sanguíneo. 
    3. La articulación del hombro es una de las articulaciones con más movilidad del cuerpo humano y esto hace más fácil la aparición de este tipo de lesiones.
    Es muy importante en la aparición de este tipo de lesiones el papel que juega la acción de otros músculos que pueden provocar una descompensación y por consiguiente una mala alineación de la articulación y un mal funcionamiento de la misma.
    Por todo lo dicho anteriormente, cuando sintáis dolor en el hombro, no lo dudéis y poneos en manos de profesionales para solucionarlo cuanto antes y evitar que empeore.
    Entre las posibilidades de tratamiento están:

    1. Fisioterapia tradicional.
    2. Epte ©  (electrolisis percutanea terapéutica.
    3. Ondas de choque focales en caso de calcificación. 

    Felipe Berrocal Paez
    Fisioterapeuta Deportivo

    11 de mayo de 2015

    Hoy vamos a recordar un poco qué es y cómo se puede tratar la FASCITIS PLANTAR...


    La fascitis plantar es una inflamación aguda de la fascia plantar la cual es una aponeurosis muy resistente principalmente formada por tejido conectivo y que va desde el calcáneo hasta los dedos del pie (cabezas metatarsales) dándole soporte al arco plantar.
    Esta patología se debe a un exceso de tracción en dicha estructura, lo cual provoca microtraumatismos. Las causas más frecuentes son:

    Un aumento de la actividad física en carga (más aún si hay sobrepeso y si se realizan durante la carrera cambios de ritmo o entrenamiento en terrenos irregulares o con grandes pendientes),  una alteración en la biomecánica del paciente, un calzado inadecuado, un desequilibrio en los arcos del pie (pie cavo o pié plano) o por supuesto la suma de varias de ellas.


    Cuando aparece la fascitis plantar se debe tratar rápidamente y determinar qué factores están  influyendo negativamente en el caso de cada paciente ya que si no se soluciona de forma precoz, puede derivar en una fasciosis plantar, donde ya encontraríamos una alteración patológica del tejido con alteraciones estructurales a nivel de la fascia, con una pérdida de la elasticidad, fibrosis (fibras de colágeno desorganizadas tras varios procesos de regeneración no eficaces) zonas hipo o hiper vascularizadas etc. Una vez que nos encontramos en este estadio ya no es suficiente con el tratamiento conservador desde el punto de vista de la fisioterapia, que podría ser correcto en el caso de una fascitis aguda, como por ejemplo estiramientos, reposo deportivo, utilización de un calzado adecuado con un poco de tacón y buen soporte plantar, mantenerse en un peso adecuado, medidas anti-inflamatorias, estudio dinámico de la marcha e implantación de plantillas especiales en caso de que fuera necesario etc., si no que para mejorar los cambios estructurales del tendón se podría aplicar la técnica de electrosis percutanea terapéutica EPTE®,  que consiste en la aplicación intratendinosa mediante una aguja de una corriente galvánica continua que provoca una respuesta inflamatoria adecuada y controlada que favorece un nuevo proceso de regeneración eliminando la fibrosis. El tejido destruido es metabolizado por el organismo mediante la fagocitosis sin verse afectado durante este proceso el tejido sano cuya resistencia es mucho mayor, esta técnica ha demostrado tener unos buenos resultados en el tratamiento de este tipo de patologías.

    La aplicación de esta técnica se combina con la realización de estiramientos, potenciación excéntrica de la musculatura tratada para favorecer una correcta regeneración y alineación de las fibras además de la aplicación de hipertermia, electroterapia y en algunos casos, vendajes de relajación.






    Felipe Berrocal Paez
    Fisioterapeuta deportivo




    22 de abril de 2015

    PREVENCIÓN DE LA DIABETES Y COMO COMBATIRLA

    PREVENIR Y COMBATIR LA DIABETES 

    CON FISIOTERAPIA.


    La diabetes es una enfermedad crónica en la que los niveles de glucosa (procedente de los alimentos que ingerimos) están altos en sangre. Esta enfermedad afecta a muchas personas y se origina cuando el organismo no produce suficiente insulina (hormona generada en el páncreas, encargada de que la glucosa entre en las células del organismo para aportarles energía).


    Existen 3 tipos de diabetes:
    •   Tipo 1. Cuando el páncreas no produce insulina suficiente.
    •   Tipo 2. Cuando el organismo no utiliza eficazmente la insulina que produce.
    •  Diabetes Mellitus Gestacional. Se produce en mujeres embarazadas y se desarrolla cuando el organismo no puede producir ni utilizar la suficiente insulina necesaria para la gestación.

    Aunque la enfermedad no va a desaparecer de la vida de quien la sufre, si se modifica el estilo de vida, incluyendo ejercicio intensivo, se puede prevenir y puede ser más eficaz que los tratamientos farmacológicos.

    ¿QUE HACE LA FISIOTERAPIA PARA PREVENIR Y COMBATIR LA DIABETES?


    Según el CPFCM, la fisioterapia puede ayudar a prevenir la enfermedad, a la vez que mejora las funciones músculo - esqueléticas y neurológicas de quien la sufre y así poder incrementar su calidad de vida. También ocasiona mejoras metabólicas al reducir la frecuencia de eventos cardiovasculares.
    Aun, cuando la enfermedad está desarrollada, la fisioterapia es de gran ayuda para los pacientes ya que muchas de las afecciones causadas por la diabetes deben ser tratadas con técnicas fisioterapéuticas, como puede ser las úlceras, hipertensión, vasculopatía diabética,…

    ¿QUE TRATAMIENTOS SE REALIZAN?


    Los fisioterapeutas que atienden a personas con diabetes suelen realizar una planificación personalizada con un programa de ejercicios. De este modo, se intenta vigilar que exista un buen control glucémico y conseguir un peso ideal para dicho paciente.
    Los pacientes con diabetes del tipo 1 mal controlada frecuentemente desarrollan un síndrome que recorta la movilidad de sus articulaciones, por ese motivo es necesario que se les realice una combinación de ejercicios activos y pasivos, combinándolos con instrumentos mecánicos y eléctricos.
    Otras de las afecciones más frecuentes de esta enfermedad es la perdida sensorial en pies y piernas. El fisioterapeuta se encarga de observar cual es el grado de incapacidad del paciente y cuales son sus limitaciones para poder realizar las actividades diarias. Una vez que se ha observado la incapacidad, se tratará al paciente con diversas técnicas de rehabilitación para proteger los miembros afectados de posibles traumatismos e intentar mejorar la circulación de dichas zonas, evitar edemas y rigideces, y prevenir la atrofia.
    Por desgracia, a nadie le gustaría visitar un fisioterapeuta por este motivo. Pero, aunque la enfermedad es crónica, la fisioterapia pueden ayudar a mejorar la calidad de vida de las personas que lo sufren. Por dicho motivo, las personas que sufren diabetes, no deben dejar de visitar un fisioterapeuta, ya que comprobarán como sus actividades cotidianas podrán volver a realizarlas con total normalidad, gracias a las técnicas de rehabilitación.